Homenaje a nuestros soldados

La historia de los chaqueños Orlando Aylan y Oscar Mansilla caídos en Malvinas

El Corresponsal de Canal 9 y Noticiero 9 en Charata realizó este informe en homenaje a dos de los chaqueños caídos en batalla durante la guerra de Malvinas. En total, el 8,5 % de los 649 muertos argentinos fueron chaqueños

 

El 2 de abril de 1982, los argentinos nos despertamos con la noticia de que la Islas Malvinas, aquel pedazo de tierra alejado al sur del país había sido habían sido recuperadas por un sorpresivo desembarco de tropas del ejército como muestra de soberanía. El gobierno inglés al mando de Margaret Tacher reaccionó enviando hacia las islas un ejército superior en números y equipamientos a partir de ese momento comenzó una cruel batalla por tierra, mar y aire.

Nuestros soldados fueron hombres jóvenes  entre 18 y 20 años que pusieron su cuerpo y su voluntad en defensa de la soberanía. Chaco aportó el 14 % de los hombres y el 8,5 % de los caídos.

Soldados de nuestro sudoeste chaqueño que dieron su vida por Malvinas:

Orlando Aylan, nacido el 17 de enero del 1963 en la ciudad de las Breñas, y criado en la zona rural del Recobeco. Trabaja en tardes rurales y al terminar la jornada llegaba a su hogar, tocaba la guitarra y entonaba un chamamé. Cumplía el servicio militar en el regimiento 4 de infantería Mecanizada y  a través de una carta manifestó a sus familiares que debía viajar al sur de nuestro paí.  Luego de eso, nada se supo de él. Su madre falleció hace unos años, sin saber dónde finalmente se encontraba el cuerpo de su hijo, y con la mínima esperanza de encontrarlo con vida.

Oscar Edgardo Mansilla nacido en Charata el 13 de agosto 1962.  A los 14 años, luego de la separación de sus padres, se fue a vivir a Buenos Aires y  cumplía servicios en Infantería Marina Puerto Belgrano en Bahía Blanca. El 20 de marzo de 1982, Oscar comunica a su familia que debía alistarse para ir al sur por un supuesto conflicto entre Argentina y chile.

Oscar, estando en Malvinas, envió una carta a su familia, quienes recibieron una carta a fines de abril sabiendo que él estaba en Malvinas, donde les decía que estaba bien, que hacía mucho frío y que le juntaran chocolates para mandárselos. Una carta en la que no contaba por lo que estaba viviendo, para que su familia no se preocupara, sobre todo su madre. En la década del 90, sus familiares viajaron Malvinas pudiendo así encontrar su tumba

 

A pesar de que ellos sabían que las cosas no estaban como las contaba. Cuando terminó la guerra la familia de Oscar fue  al Edificio Libertad para solicitar un informe de él, cuando se enteraron, su agrupación había vuelto a Bahía Blanca. Sus familiares viajaron tres veces, sin tener novedades. Luego de tanto insistir, finalmente lograron descubrir la verdad, un contingente de las Fuerzas Armadas, les informó que había quedado en Malvinas.

Por Hugo Banegas